Primera comunión

2016-07-11

imagen_post

Durante el siglo XIX, la primera comunión se hace tradicionalmente a la edad de doce años más o menos. En el siglo XIII, el concilio de Letrán había decidido que los niños comulgaran por primera vez a la edad de la razón o de la “discreción”, o sea cuando podían distinguir el bien del mal y el pan eucarístico del pan ordinario. El concilio de Trento, en el siglo XVI, hace suya de nuevo la noción de edad de la “discreción” y los doctores fijaron para esta edad un periodo que va de los nueve a los trece o catorce años. Poco a poco, se fue tendiendo hacia el límite superior con preferencia al inferior.

A lo largo del siglo XIX, la Iglesia discutiría lo bien fundado de tal decisión. Estos debates desembocaron en el decreto pontificio de agosto de 1910, Quam singulari Christus amore. Pío X ordena que los niños hagan su primera comunión en cuento comiencen a tener conocimiento elemental de la religión, a los siete años por término medio.

Pillippe Ariès y George Duby, Historia de la vida privada, tomo 7, España, Taurus, 1991, p. 258.